Envios gratuitos en península

Suscríbete a nuestra newsletter y consigue un 10% de descuento

Nuevas terapias frente al dolor articular

Nuevas terapias frente al dolor articular

Cada vez es más frecuente la incidencia de determinadas patologías que afecta al sistema osteoarticular y están motivadas por diferentes razones como son estilos de vida cada vez más tendentes al sedentarismo.

También, debemos destacar algunas enfermedades de naturaleza reumática y con afectación específica de las articulaciones, tales como la artritis y artrosis.

Importancia de la actividad física

Numerosos estudios demuestran que la actividad física provee un adecuado fortalecimiento de las estructuras de soporte (músculos, tendones y ligamentos), asegurando un incremento de la amplitud de movimiento, la capacidad de amortiguación y la flexibilidad de las articulaciones. Asimismo, también existen evidencias de un beneficio directo de la actividad física sobre la propia articulación, mejorando su nutrición y evitando su degeneración. Todo ello retrasa y mejora, en buena medida, las manifestaciones clínicas que provocan estas patologías en el sistema osteoarticular. Un buen tono muscular, tendones y ligamentos fuertes pueden resistir el impacto que supone el movimiento para las articulaciones, además de contribuir a que los huesos soporten más fácilmente las cargas del cuerpo.

 

Los tratamientos biorreguladores de la inflamación desplazan el uso de AINEs

La práctica habitual recurrente para tratar lesiones del sistema osteoarticular se instala, de manera general y extendida, en el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). Sin embargo, sabemos que la toma de AINEs para tratar los síntomas de una lesión puede dificultar la recuperación del tejido dañado, siendo este el caso de lesiones tendinosas muy frecuentes. Aquí el uso de AINEs puede afectar a la reparación propia del tejido, enlenteciendo o dificultando su curación.

La inflamación se ha visto siempre como un proceso patológico que debía ser bloqueado con los medios terapéuticos posibles, de ahí el uso recurrente de fármacos antiiinflamatorios en la práctica clínica y uso individual del paciente. Cabe añadir que existe una tendencia excesiva de la población a automedicarse con este tipo de fármacos.

Sin embargo, en los últimos años las investigaciones apuntan a tratamientos de carácter innovador, desde el punto de vista terapéutico, dirigidos a regular o modular la inflamación (biorreguladores) en sustitución del uso clásico de antiinflamatorios.

En este sentido, algunos productos farmacéuticos -medicamentos y cosméticos- contienen principios activos que estimulan la respuesta natural del organismo, modulando su acción.

 

Ingredientes naturales y/o minerales como moduladores de la inflamación

La tendencia de uso de productos de aplicación tópica formulado con ingredientes naturales y/o minerales, parece hacerse un sólido hueco en la práctica clínica. Es

te tipo de productos de base más natural representa, sin lugar a dudas, una ventaja para aquellos pacientes con lesiones osteoarticulares y polimedicados, siendo en ellos menos recomendable el consumo de AINEs.

En este sentido, cada vez se reconocen más ingredientes naturales y/o minerales cuya función principal es favorecer la recuperación natural del tejido lesionado. Además, muchos de ellos son capaces de modular la inflamación y los síntomas de las lesiones, tienen acción analgésica, estimulan la cicatrización y pueden tener efectos hemostáticos contribuyendo a eliminar el edema.

Entre estos ingredientes, cabe destacar el CBD.

Otros articulos relacionados

Abrir chat