Envíos gratuitos a partir de 45€

Lesión del sóleo: exceso de uso o kilómetros

lesion-del-soleo

Lesión del sóleo, un músculo de la extremidad inferior, localizado en la zona de la pantorrilla, que recorre la parte posterior de la rodilla hasta justo por encima de los músculos alrededor del tobillo. Es el músculo responsable de realizar la flexión plantar, es decir, la posición del pie cuando los dedos apuntan hacia abajo, y por ello es fundamental para el desempeño de actividades cotidianas tales como correr, caminar, pararse, bailar y equilibrarse.

Este músculo es muy importante en los corredores: es el que aplica el empujón de impulso a la hora de correr. Para soportar grandes distancias corriendo, es importante que el sóleo se encuentre en buenas condiciones

¿Cuál es la lesión del sóleo y a quién afecta principalmente?

La lesión del sóleo es una lesión relativamente común en los corredores y tenistas, motivada por uso excesivo de la musculatura de la zona y que se ve acentuado en deportes de resistencia y largas distancias.
Las lesiones ocurren comúnmente como resultado de cansancio o sobreentrenamiento. También pueden ocurrir cuando la rodilla se flexiona durante mucho tiempo mientras se corre, como ocurre durante las carreras en cuesta arriba.

Lesión del sóleo: Inervación y dolor referido

Su inervación pertenece al nervio tibial, el cual es un ramo principal del nervio ciático que desciende al compartimento posterior de la pierna, comunicando con el tobillo y pie a través del túnel del tarso. En cuanto al patrón de dolor referido y a la hipersensibilidad a la presión referida de los puntos gatillo que este músculo pude llegar a disparar, suele aparecer principalmente en la cara posterior y superficie plantar del talón. El dolor también puede proyectarse a distancia en una zona situada sobre la articulación sacroiliaca del mismo lado.

Síndrome de la arcada del sóleo

El sóleo cuenta con un complejo ligamentoso desde un punto de vista anatómico que hace que el diagnóstico de lesión del sóleo deba evaluarse de una manera amplia. Tanto la arcada ligamentosa como los diferentes puntos gatillos, hacen que la disfunción de este músculo sea de gran importancia y de evaluación primordial en múltiples patologías del miembro inferior, como es la ciatalgia, fascitis plantar, dolor en talón, síndrome compartimental profundo, cirugía de rodilla y pie, entre otros.

Diagnóstico de una lesión del sóleo

La principal causa de lesión del sóleo es el exceso de uso o de kilómetros. Cuando el sóleo y gastrocnemios (gemelos) sufren una rotura hay que hablar de manera conjunta de la famosa pedrada. En todas las roturas musculares podemos encontrar diversos grados de gravedad en función del tamaño y los músculos afectados, encontrando así lesiones de grado I, II, III:

  • Grado I. La conocida como microrrotura que afecta a las fibras musculares, donde podría aparecer un hematoma debido a las roturas de fibras capilares, suele ser la más habitual.
  • Grado II. La llamada rotura parcial, se produce debido a un mayor número de fibras musculares afectadas, pero sin llegar a la afectación total del vientre muscular. El diagnóstico mediante la palpación y posteriormente la ecografía es la mejor forma de valorar el alcance de la lesión. Se puede diagnosticar debido a una deformación o un pequeño salto de la zona muscular mediante el momento de la palpación.
  • Grado III. Encontramos la rotura total del vientre muscular, el dolor es muy intenso y la respuesta del paciente suele pasar de una pedrada a un fuerte hachazo. Podemos encontrar un fuerte hematoma de diversos centímetros y es una lesión importante la cual hay que valorar y tomar con consideración con su correspondiente ecógrafo y pautas de rehabilitación.

Lesión del sóleo, su tratamiento y prevención

Lo primero es valorar e identificar la fase en la que se encuentra la lesión.
Se recomienda siempre empezar con una fase conservadora para prevenir que se acentué la patología, posteriormente y en función del área del sóleo que se haya visto afectada se realizarían tratamientos de punción (técnica invasiva aplicada en puntos para tratar dolores miofasciales), diatermia (técnica no invasiva de calentamiento local en los tejidos), stretching, masoterapia, EPTE, crioterapia y entre otros.

Como recurso preventivo, es importante también realizar acciones que incidan en ejercicios excéntricos, elastificación de la musculatura y higienes posturales específicas como la manera de realizar la marcha o la carrera.

Finalmente, se recomienda que la reanudación de la actividad física sea progresiva.

En nuestra nueva sección, ponemos a tu disposición muchos artículos interesantes sobre la salud y el deporte.

Recomendaciones para runners: cómo fortalecer el sóleo

Afortunadamente, el sóleo es un músculo que se fortalece fácilmente si se cuida de manera exptesa. El ejercicio de fortalecimiento más frecuente es la sentadilla de pared basada en una posición sentada con los pies apoyados en el suelo. Las rodillas deben forman un ángulo de 90 grados y los muslos deben estar paralelos al suelo.

Se debe colocar un peso uniforme sobre los músculos de los muslos o del cuádriceps y echar hacia atrás la punta de los pies hasta el máximo rango de movimiento. Este ciclo de movimientos con parada y reanudación es aconsejable repetirlo hasta un total de 10 veces. Asimismo, se aconseja realizar la serie de ejercicios con los dedos apuntando hacia afuera, otra con los dedos apuntando hacia dentro y, por último, una con los dedos de nuevo hacia afuera.

Se recomienza empezar con poco peso y aumentar progresivamente con el paso del tiempo según te permita tu cuerpo.

La clave es añadir siempre algo de peso pues al correr, se adopta una posición con una sola pierna, multiplicándose la fuerza es dos, tres y hasta cuatro veces nuestro peso corporal. Por ello, los ejercicios de peso corporal por sí mismos no ayudan. En lugar de levantar las pantorrillas como de costumbre, es preciso levantar solo una pantorrilla con una mancuerna en una mano, hacer peso muerto con una sola pierna y mancuernas, o mantener el equilibrio en una superficie inestable. Sólo de esta forma, se trabajan las fibras del músculo de contracción lenta más profundas.

Tampoco es descabellado alternar con la cinta de correr ya que aquí no hay movimiento lateral de rodillas para abajo, por lo que el músculo sufre menos y el impacto en esa zona se reduce todavía más al tratarse de una superficie blanda.

Puede que el sóleo no sea el músculo más grande de la pantorrilla, pero su fortalecimiento será de gran ayuda para enfrentar mejor las carreras y deportes de largas distancias.

lesión del sóleo
Abrir chat
¡Hola! Soy Álvaro, fisioterapeuta y parte del equipo Pentalium. Si estás aquí es porque quieres mejorar tu calidad de vida. ¿Cómo puedo ayudarte?