Envíos gratuitos a partir de 45€

lesion_aductor

Los aductores son un grupo de músculos que se ubican en la cara interna del muslo. Son responsables de la aducción, es decir, el movimiento de adentro hacia afuera y viceversa que realiza el muslo y gracias al cual, podemos cruzar una pierna sobre la otra. Otra de las funciones de lo aductores es la estabilización de la pelvis, de esta manera se logra mantener el cuerpo en una postura erguida.

 

Causas más probables de la lesión de aductor

 

  • Sobrecarga en músculos aductores por sobreentrenamiento, en terrenos resbaladizos, carrera alpina o por movimientos laterales, como ocurre en el tenis, padel, baloncesto y rugby, entre otros.
  • Excesiva repetición de la zancada forzada.
  • Entrenamientos en cuestas y escaleras.
  • Distensión por apertura brusca del miembro inferior.
  • Roturas de fibras.
  • Descompensación entre el grupo muscular de los aductores y rectos del abdomen.
  • Cambios bruscos de dirección.
  • Descompensación anatómica de la extremidad inferior.
 
 

Síntomas de la lesión del aductor

Los síntomas de la lesión del aductor varían en función del grado de lesión muscular (ver entrada lesiones musculares).

  • Por lo general, el paciente suele manifestar dolor agudo, especialmente en el movimiento de contracción y relajación del músculo, y que además puede irradiarse a otras zonas de la pierna, como es la ingle.
  • Por otra parte, el dolor es muy característico en un punto en concreto del hueso púbico, donde tiene el origen el músculo.
  • Un síntoma muy claro es que el dolor aumenta en gran medida al realizar presión de las piernas hacia dentro con resistencia (el ejemplo de la imagen sería bueno, aunque es mejor hacerlo tumbado y con las dos piernas a la vez).
  • La distancia entre los orígenes del aductor mediano y los abdominales es más pequeña que lo normal.
  • En algunos casos, el paciente puede presentar inflamación en la zona o hematomas, según el grado de lesión muscular ya referido en el post anterior. Por lo general, es habitual que presente inmovilidad o rigidez en la pierna afectada por la rotura de fibras.

Evolución de la lesión del abductor

Una vez que se produce la rotura de las fibras musculares el paciente atraviesa una serie de fases, cada una de las cuales presenta unas características sintomatológicas diferentes:

Fase 0, son las reacciones casi que inmediatas que realiza el cuerpo después de la lesión, los síntomas son:

 

  • Hemorragia o sangrado
  • Inflamación
  • Sensación de calor
  • Enrojecimiento
  • Disfuncionalidad en la ejecución de los movimientos

 

Fase 1, son síntomas que aparecen entre el primer y tercer día de la lesión. Estos son los siguientes:

 

  • Inflamación
  • Vasodilatación
  • Secreción de factores de crecimiento
  • Creación de una cicatriz blanca

 

Fase 2, son las reacciones que aparecen entre el segundo al vigésimo primer día después de la lesión.

  • Se inicia la recuperación de la zona lesionada
  • Comienza a formarse tejido nuevo fibroso y muscular
  • Comienza a formarse vasos sanguíneos

 

Fase 3, son las reacciones que aparecen en el décimo día.

 

  • El músculo comienza a dar respuestas de readaptación, con la intención de realizar nuevamente su función
  • Puede presentarse un exceso de fibrosis

Diagnóstico

Si bien los síntomas y las molestias descritas por el paciente en la anamnesis y en el examen físico, aportan importante información que puede orientar al profesional de salud a establecer el diagnóstico. Sólo se puede establecer que está presente esta lesión, con la ayuda de los estudios de imagen como la ecografía o resonancia magnética. En el caso de la ecografía o ultrasonido, el estudio además de ser usado para identificar el área y el alcance de la lesión, sirve para evaluar periódicamente durante la recuperación. Las imágenes obtenidas con estos estudios también pueden ayudar a evaluar otras causas de dolor, como las mencionadas en el diagnóstico diferencial.

 

Tratamiento

Los tratamientos hasta el momento comprenden una terapia conservadora basada en la combinación de reposo deportivo, uso de hielo en la región afectada, administración de antiinflamatorios no esteroides junto a ejercicios de fisioterapia. Sin embargo, en los últimos años el abordaje terapéutico atiende a las diferentes fases de la lesión, antes mencionadas, y apunta al uso de moduladores de la inflamación que respeten los tiempos biológicos del proceso inflamatorio en sí y que contribuyan a los mecanismos de regeneración del tejido.

Abrir chat
¡Hola! Soy Álvaro, fisioterapeuta y parte del equipo Pentalium. Si estás aquí es porque quieres mejorar tu calidad de vida. ¿Cómo puedo ayudarte?