Envíos gratuitos a partir de 45€

Tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana es una lesión en el tendón que conecta la tibia con la rótula. El tendón rotuliano trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo y es el responsable de extender la rodilla lo que permite ejercicios cotidianos tales como patear, correr, saltar, subir/bajar escaleras, entre otros.

Se trata de una lesión bastante frecuente en runners, ciclistas, jugadores de voleibol, baloncesto, fútbol y atletas profesionales. Por ello, es común referirnos a esta lesión como “rodilla del saltador” aunque la realidad es que puede afectar a cualquier otra persona no deportista, cuya actividad habitual conlleve un gran esfuerzo para las articulaciones de las rodillas, ya sea por motivos laborales o de estilo de vida.

De formar general, cualquier tratamiento de la tendinitis rotuliana está encaminado, inicialmente, al estiramiento y fortalecimiento de los músculos alrededor de la rodilla.

Síntomas

Los síntomas más recurrentes de la tendinitis rotuliana suelen ser un dolor punzante y localizado en la zona por debajo de la rótula que se pone de manifiesto al flexionar o demandar fuerza por parte de la rodilla. Inicialmente, se hace patente durante la actividad física o al finalizar la misma. Conforme evoluciona la lesión, el dolor interfiere en la práctica deportiva y de cualquier actividad al uso que implique el esfuerzo antes mencionado. El estadio más avanzado de la lesión implica dolor cuando se está en reposo.

Asimismo, es posible percibir a lo largo del proceso una sensación de inflamación en la zona inferior de la rótula por el engrosamiento que puede acabar desarrollando el tendón.

Aunque se recomienda la aplicación de frío de forma localizada así como el uso de ciertos tratamientos formulados con moduladores de la inflamación, entre los que se incluye el cannabidiol, siempre se recomienda una valoración profesional y específica. De lo contrario, se corre el riesgo de que se cronifique, existiendo una mala reparación de los tejidos llegando a un estado de degeneración fibrilar o tendinosis

Causas

La tendinitis rotuliana es una lesión por uso excesivo frecuente, consecuencia de la tensión repetitiva a la que está sometido el tendón rotuliano. La tensión genera pequeños desgarros en el tendón, y el organismo intenta repararlos.

No obstante, a medida que los desgarros se multiplican, causan dolor debido a la inflamación y al debilitamiento del tendón. Cuando el daño en el tendón continúa durante más de unas semanas, se denomina tendinopatía.

Si no tiene lugar una pauta médica adecuada, el problema puede derivar en una inadecuada reparación tisular lo que conduce a su persistencia y cronicidad.

¿Existen factores de riesgo?

Entre los factores de riesgo, citamos los siguientes:

  • Actividad física no supervisada. Ejercicios que impliquen aumentos repentinos en la intensidad o la frecuencia de tensión a la que está sometido el tendón. Es habitual en running o ejercicios que implican saltos.
  • Exceso de rigidez. La tensión de ciertos músculos tales como cuádriceps e isquiotibiales puede aumentar la tensión en el tendón rotuliano.
  • Desequilibrio en el tono muscular. Si algunos músculos de las piernas son mucho más fuertes que otros, podría ocasionar un desequilibrio en el cual los músculos más fuertes tiran de los más débiles. Este desequilibrio podría causar tendinitis.
  • Otras patologías crónicas. Algunas enfermedades interrumpen el flujo sanguíneo a la rodilla, lo que debilita el tendón. Es el caso de la insuficiencia renal, enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoidea y enfermedades metabólicas como la diabetes.

Consejos para su prevención

Es conveniente adoptar ciertas medidas que pueden contribuir a la prevención de dicha patología:

  • Evitar la práctica deportiva cuando exista dolor en la zona
  • Fortalecer y tonificar los músculos con mayor implicación en la zona
  • Mejorar las técnicas deportivas lo que implica adecuados calentamientos y estiramientos
  • No abusar de tratamientos con base en sustancias antiinflamatorias y tender a sustancias moduladoras de la inflamación.
Prevención de la tendinitis rotuliana
Abrir chat
¡Hola! Soy Álvaro, fisioterapeuta y parte del equipo Pentalium. Si estás aquí es porque quieres mejorar tu calidad de vida. ¿Cómo puedo ayudarte?